Con miedo a vivir… o algo así

Definitivamente no se que es lo que voy a hacer con mi existencia. No solo en el sentido de que hacer hacer del verbo hacer sino de cómo voy a manejar mi vida disfuncional con las necesidades y compromisos. Hoy fui a firmar el contrato del empleo que en teoría sí conseguí y que solo me faltaba dar ese último paso de rutina para comenzar este lunes. Pero una vez cerca, ni siquiera allá. Por alguna extraña razón, me comenzó una ansiedad que te cagas, literalmente, no entiendo por qué si es solo ir a firmar, todo lo difícil ya fue superado… pero no, en el camino me iba poniendo más y más malo hasta que una vez en el sitio tuve que encerrarme en el baño y darme una especie de autoterapia positivista de mierda que más o menos funcionó PERO entonces fue cuando me tuve que enfrentar al monstruo. Salí del baño más o menos en orden y me dicen que pase a la siguiente sala donde me encuentro con un grupo de no se cuantas personas presentándose y eso, todos muy chévere hablando entre ellos y yo quedandome sordo por el estruendo de mi propia sangre llenando mi cabeza y las náuseas subiendo sin control hasta que tuve que pararme e ir a vomitar. Creo que nunca me había pasado lo de los calambres, dejé de sentir los dedos de las manos y los pies, solo podía sentir la electricidad incómoda y unos ligeros pinchazos al tacto.Sentí como iba perdiendo el conocimiento hasta que solo hubo negro, unos minutos de coma, y luego de nuevo en el suelo del cubículo junto al inodoro deseando morirme en ese mismo instante. Por lo menos no todo estaba perdido, nadie me había visto, algo de dignidad me quedaba, pero realmente no por mucho. Hablé con la persona que me transmitía más confianza en la sala y le expliqué que estaba sufriendo un ataque de pánico y que no sabía qué hacer, que iba a caminar o algo por sí preguntaban. Volví a mi refugio por excelencia en estos momentos perros y me encerré nuevamente en el cubículo, pero esta vez sin seguro por miedo a quedarme seriamente desmayado y que nadie pudiera sacarme de ahí. Los minutos pasaron como horas, pensé seriamente en escapar pero cuando intenté ponerme en pie, me di cuenta de que el calambre de los pies ahora era en todo mi cuerpo y mis extremidades, no sé por qué, perdieron casi toda su fuerza, básicamente lo único que podía hacer en ese momento o por lo menos lo único para lo que tenía fuerzas era para llorar. Pero no, no era el lugar ni el momento indicado. Mi letanía se vio interrumpida por alguien que vino a verificar que no me hubiese ido por el váter -Hey bro, are you okay? -Yes man, give me a second -We are gonna start now, just hold up for a minute Tan sencillo como decirlo, espera un minuto y todo estará resuelto, suena lógico y en teoría debería de funcionar. Pero no fue así, no bien entré en el salón, todos me miraban, quizás no lo hacían pero era lo que sentía en el momento. Una instructora nos estaba dando los contratos y una especie de manual corporativo con las reglas y esas cosas que sabemos que nadie respeta pero que son el amparo legal para echarte en caso de ser necesario. Ella nos estaba diciendo paso por paso lo que debíamos de hacer con los contratos y eso, pero volví a quedarme sordo poco a poco y sin previo aviso me paré y salí del salón seguido por otro de los instructores que nos estaban “instruyendo” en el proceso de iniciación en la empresa. Le fui totalmente sincero, -Tengo un ataque de pánico, no me siento nada bien mi respiración estaba totalmente irregular y enormes gotas de sudor frío recorrían mi frente y mi espalda pegando mi camiseta de la piel crispada por el miedo -You don’t have to feel like that, just chill, this is a standard process, don’t worry about it -No man, i am really scared of people, i don’t know what to do. I feel like i’m gonna faint right now Así que me llevó a una especie de sala de reuniones con una mesa redonda rodeada por altos sillones negros y tras estos, paredes de cristal que transmiten la sensación de estar en una burbuja en medio del hervidero de gente que trabaja con los teléfonos. Ahí comenzamos a hablar sobre cualquier cosa para distraerme, realmente me llegué a distraer, pero no llegué a sentirme mejor, de hecho, comencé a sentirme peor y tuve que vomitar de nuevo y ya… así como así tuve que ser sincero nuevamente y pedirle a ese amable sujeto que me asistió que me voy, que no puedo más y escapé, como siempre, terminé escapando a las oportunidades luego de haber superado las pruebas que anteriormente fueron más grandes que yo. No se que hacer con mi vida, no se que hacer para sobrevivir en el mundo si me da miedo todo, si no puedo afrontar nada, si ni puedo ser un ente activo de la sociedad. En verdad ya ni siquiera quiero saber que hacer, simplemente se, que algunas personas estamos tan rotas que resulta mejor dejarlas morir en vez de recomponerlas… si es que se puede.

3 thoughts on “Con miedo a vivir… o algo así

  1. Hola. La verdad me ha gustado mucho y me sentí muy identificada. Supiste describir muy bien los sentimientos de pánico del protagonista, los cuales eran infundados y bastante exagerados. Sin embargo, por más que sea infundado, el pánico es pánico y puede llegar a ser un obstáculo real en el camino de crecimiento de aquella persona que lo padece. ¡Te felicito!

    1. Muchas gracias. Ahorita mismo estoy pasando por una crisis de ansiedad que básicamente me tiene preso en mi habitación y escribir sobre ello me está ayudando salir adelante

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *